La frustración es el sentimiento de tristeza, decepción y desilusión-Todos a lo largo de nuestras vidas hemos experimentado dicho sentimiento.

Hoy en día se sabe que la frustración en niveles bajos es necesaria y en cierta manera resulta positiva para el niño.

La expresión de la frustración en los niños puede manifestarse de diferentes formas. Por ejemplo, en forma de revelación frente a la autoridad, En niños pequeños puede presentarse en forma de rabietas.

Los niños que presentan TDAH  tienen mayores problemas para aprender a manejar la frustración. Una de las razones es que tienen dificultades en la inhibición y regulación de sus propias emociones. 


¿Cómo puede trabajarse la tolerancia a la frustración desde el hogar?

  • Sé un buen ejemplo en casa. Los niños imitan las pautas de comportamiento de los adultos.
  • Enséñale a identificar el sentimiento de frustración. El trabajo, sobre todo con los niños más pequeños, del reconocimiento de sus propias emociones es esencial. .
  • Deja que el niño realice pequeños esfuerzos.
  • Modifique o secuencie la tarea. Una tarea compleja puede resolverse de manera satisfactoria si se fragmenta en pequeñas secuencias.
  • Ayude al niño a aceptar lo que no puede cambiarse.
  • Enseñe al niño a aceptar las críticas.
  • Establezca límites y reglas en el hogar. Las reglas y los límites nos hacen estar seguros de lo que se espera de nosotros en todo momento. .
  • Practique técnicas de relajación con su hijo. Esto ayudará a disminuir los niveles de ansiedad .
  • Refuérzale positivamente cuando haya podido gestionar la tolerancia a la frustración y cuando simplemente se haya aproximado a ella

Publicado: 19 de Enero de 2017